Discovery Post

Piensa imagina y Crea!

Historia De los Tres Anillos
Categoría: Otros | Creado: 14.09.2018 a las 03:43 hs.
Tags:
Ocultar comentarios
Medallas Medallas 0
Favoritos Favoritos 1
Visitas Visitas 74
Puntos Puntos 10
Seguidores Seguidores 1




Espero les guste este cuento

Dicen que  ocurrió hace algún tiempo  en un pueblo por allá en la época medieval  donde los reyes y sultanes eran  los dueños y señores de los pueblos, un hombre por su gran valor, gentileza, gallardía y honestidad, se hace rico  por los placeres que  le da la vitoria de las muchas guerras ganadas llega a ser Sultán, pierde  todas sus riquezas y tesoros   por su mala administración y desaires que leo frece el cargo, la responsabilidad es grande con su pueblo  y los múltiples compromisos lo agobian. Salad Mustafa fue un hombre de tanto valor que no solo llego de la nada a ser sultán de la prestigiosa Babilonia, sino obtuvo muchísimas victorias, gasto sus tesoros en múltiples guerras y prodigas magnificencias, por lo que en cierto momento necesito una notable cantidad de dinero. Y como no hallara de donde lo pudiese sacar con la prontitud que el caso requería, se acordó de un rico hombre llamado Melquesec, que se dedicaba a la usura en  Alejandría, y pensó que aquel hombre podría proporcionarle cuanto dinero  quisiera. Ahora bien Melquesec era un hombre  tanavaro que no seria fácil persuadirle a entregar el dinero; y como Salad no deseara forzarle, cuando la necesidad le apretó mas y mas, busco un medio de conseguir que Melquesec le hiciera gustosamente el servicio, obligándole a ello con una justificación razonable.

Hizo llamar a Melquesec y, después de recibirlo con grandes muestras de amistad, le ofreció asiento a su lado y en seguida le dijo:

-He oído decir a muchas personas que eres un varón sapientísimo y avanzado en el conocimiento de las cosas divinas, por lo que me gustaría que me explicaras cual es en tu opinión, la verdadera ley entre los judíos, y los cristianos.

El Avaro hombre de Melquesec , que realmente era tan sabio como ponderaba el sultán , comprendió en seguida que Salad Mustafa le tendería una trampa con algún secreto propósito, y que cualquier que fuese la sentencia, el soberano iría adelante en sus intensiones.

Y dando muestras de buscar una repuesta adecuada, como quien no quiere ser sorprendido, concentro su atención e ingenio y bien pronto hallo lo que quería decir.

-Es hermosa la cuestión que mepropones señor. Y para el responde lo que siento necesito contarle un cuentecillo que estoy seguro le gustara. Si la memoria no me engaña recuerdo haber oído decir que en otro tiempo vivió un hombre muy rico, que entre las joyas mas preciadas que conservaba en su tesoro, poseía un bellísimo anillo de mucho precio. El buen hombre deseaba dar realce y valor a la belleza de la joya y así determino que quedara como  perpetua herencia de sus descendientes.

De manera que aquel de sushijos  que poseyera el  anillo debía ser tenido y respetado como primer heredero. Paso el anillo al hijo afortunado y este a su vez dispuso  lo mismo para sus descendientes, según había hecho su predecesor.
 
Continuara……espera la 2da. Parte 






Autora: Maria Gutierrez

DP A.C
Venezuela
Autor: MariaG6143

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
No tienes permisos para comentar.